Wifi GRATIS

Menú

Reserve ahora en nuestra web o por teléfono y obtendrá:

- Copa de Manzanilla de bienvenida.


- Botella de agua gratuita en habitación detalle de bienvenida.


- Salida hasta las 14.00 horas (sujeto a disponibilidad. Consultar)


Ofertas Especiales

Recibe nuestras mejores ofertas en tu email.

ESCAPADA ROMÁNTICA

Del 1 de octubre al 23 de marzo.

65€

IVA incluído

Haz click para más información

Conmemoración de la Primera Vuelta al Mundo en Sanlúcar de Barrameda

Cada 20 de septiembre conmemoramos la I Vuelta al mundo. De Sanlúcar de Barrameda partía en 1519 la primera expedición que completaría la vuelta al mundo, de la mano de Fernando de Magallanes. Con cinco barcos y más de doscientos hombres, regresó casi tres años después, pero de la mano de Juan Sebastián Elcano y con sólo un barco y dieciocho hombres.

La expedición tomó rumbo a las Islas Canarias, donde llegó al puerto de Tenerife  seis días más tarde. En diciembre ya llegaban a Brasil, en enero a Uruguay y en febrero a Argentina. Debido a la cercania a la Antártida los días eran más cortos y el frío se hacía cada vez más duro. La comida se agotaba por lo que Magallanes decidió retirar raciones de comida.

Conmemoración de la Primera Vuelta al Mundo en Sanlúcar de Barrameda

Esto propició una sublevación, donde entre los amotinados se encontraba Juan Sebastián Elcano. Tras un enfrentamiento, decidieron continuar el viaje.
Tras dejar Chile en octubre de 1520, comenzaron su ruta por el Pacífico pasando por Nueva Zelanda o las Islas Marianas. El tifus y el escorbuto fueron un duro varapalo para la tripulación que iba cayendo poco a poco.

Ya en Filipinas, Magallanes murió en un combate por lo que le siguió en el puesto en la nave Victoria, Juan Sebastián Elcano. Atravesaron todo el océano Índico hasta llegar a Sudáfrica. Pasaron por Sierra Leona, Senegal y Cabo Verde, pero siempre evitando los puertos controlados por los portugueses, hasta que llegaron a las Islas Azores en agosto de 1522.
Finalmente tras 1083, es decir, dos años, once meses y dieciocho días, llegaron de nuevo a Sanlúcar. Pero en su cuaderno de bitácoras tenían apuntados un día menos, y eso se debía a la rotación de la Tierra.

Actualmente contamos con un monumento en Bajo de Guía, que es un reloj ecuatorial, para recordarnos lo importante que fue Sanlúcar, como puerto, para esta expedición.

Programa de Costa España TVE dedicado a Sanlúcar

Mario Picazo, el legendario “hombre del tiempo” de España, visita Sanlúcar de Barrameda al frente del equipo de Costa España, el nuevo programa de TVE que se emite únicamente durante la temporada de verano y que trae todos sus telespectadores la esencia de los pueblos costeros más singulares del país.

Mario convivirá con los ciudadanos y será objeto de todo tipo de ofrendas.
¿Habrá encontrado alguna singularidad en la temperatura de la ciudad? 😀 ¡Dentro vídeo!

Para ver la fuente, haz click aquí.

The New York Times: Sol, surf y caballos.

Sol, surf y caballos. Así es el titular con el que The New York Times trajo a todos sus lectores las Carreras de Caballos en la playa de ‪#‎Sanlúcar.

Te lo contamos a continuación 😉

The New York Times toma este evento desde sus comienzos, cuando era un simple juego de marineros, pasando por su oficialización hace 170 años, y mencionando también a los sponsors británicos que comerciaban con el vino de la comarca.
Por supuesto no puede faltar una cita especial con el Río Guadalquivir, que identifican como uno de los grandes protagonistas de la historia al ser “el punto de partida de Cristóbal Colón y Magallanes para sus prosperas aventuras”.
Los lectores del diario más importante del mundo también fueron informados de datos estadísticos como el número de asistentes, con “alrededor de 35.000 personas cada día durante 6 tardes de Agosto”.
Tampoco el autor quedó impasivo al ataque de pánico sufrido por uno de los caballos que acabó en un parking de al lado.

noticia surf01

“Sanlúcar combina ambas carreras profesionales y amateurs, una yuxtaposición reflejada también en los espectadores”.

Curiosamente, recibe especial atención el uso de la bandera para anunciar la salida, para lo que se entrevista a uno de los principales responsables del evento, Hermenegildo Mergelina Díez, director de las carreras: “No hemos eliminado por completo el uso de la bandera porque forma parte de nuestra tradición, y este es un deporte en el que debería de haber algún riesgo. No estamos organizando un juego de ajedrez”.

noticia surf02

Policías vigilan la zona en la que se desarrolla la carrera. Para muchos de los espectadores esta es su primera vez.

También se recogen testimonios de los asistentes y participantes para lograr transmitir la magia de este evento: “Normalmente nunca iría a una carrera de caballos, pero la posibilidad de hacerlo en la playa es algo diferente”.

Las casetas de apuestas a cargo de los más pequeños asistentes son, seguramente, uno de los aspectos que más curiosidad despierten entre los lectores, y es ahí precisamente donde se extrapola el modelo de negocio y sostenibilidad de este deporte, principalmente citándose las cifras de pérdidas insostenibles que han llevado al cierre de los principales hipódromos del país, a la vez que se toma con satírica el éxito creciente de las Carreras de Caballos de Sanlúcar.

noticia surf03

Los corredores de apuestas niños locales. Normalmente permiten apuestas de un máximo de 3€, o sobre 3,35$.

“Mientras la industria española de las carreras de caballo está sumida en la deuda, los empresarios en ciernes de Sanlúcar están llevándolo bien, de acuerdo a Ángel Velasco Fernández, un pequeño de once años que llevaba un stand de apuestas con ganancias diarias de entre 50 y 70€”.

Click aquí para acceder al artículo original.

Gastronomía en Sanlúcar, la joya de la corona.

Hablar de Sanlúcar es hablar de su gastronomía, de los productos con los que se elaboran sus platos, entre los que destacamos los mariscos y vinos sanluqueños.

En esta localidad podemos encontrar una amplia gama culinaria, que va desde la gastronomía más compleja hasta los platos de procedencia rural más humildes. De este modo, podemos pasar de pequeños y arraigados despachos de vinos a amplios restaurantes, sin olvidar tabernas y bares. En ellos podemos disfrutar de un entrañable ambiente local donde, además podremos realizar una de las prácticas gastronómicas más difundidas en nuestra cultura, “el tapeo”.

gastronomia en Sanlucar

Uno de los barrios más íntimamente ligados a la gastronomía sanluqueña es Bajo de Guía. Barrio de profundas raíces marineras, enclavado en un magnífico entorno, la playa de la desembocadura del Guadalquivir, enmarcada por los pinares de Doñana al fondo. La tradición marinera de Sanlúcar, y de este barrio en particular, ha proporcionado la posibilidad de elaborar guisos de arraigado carácter marinero, como por ejemplo la sopa de galeras, la raya a la naranja agria o el exquisito arroz a la marinera.

gastronomía en Sanlucar

En el Barrio Alto, los serenos palacios, conventos y bodegas, desde donde nos llega el suave olor a Manzanilla, comparten espacio con las bulliciosas tabernas. Y en el Centro de la ciudad se pueden probar las deliciosas tapas en las peculiares y célebres terrazas de los bares.

No podemos olvidarnos de la repostería artesanal de esta ciudad. Dulces de inconfundibles raíces árabes, clásicos mantecado y pasteles y delicadas confituras y tocinos de cielo, antiguo legado conventual. Una repostería tradicional que junto con las heladerías artesanas de generaciones familiares, forman parte del patrimonio gastronómico y cultural de Sanlúcar.

gastronomía en Sanlucar

De entre sus vinos destaca la Manzanilla, vino seco apropiado para aperitivos, de un bello color dorado, que se cría en las bodegas del centro urbano de la ciudad, envuelta en penumbra y beneficiada por la influencia de la suave brisa marina.
Además de la Manzanilla, desde antiguo se han elaborado también otros exquisitos caldos, como son el Pedro Ximénez, el Moscatel o el Amontllado, así como en las últimas décadas y cada véz más, son célebres los vinos blancos en las mesas sanluqueñas.

gastronomía en Sanlucar

Sanlúcar y los primeros samuráis que pisaron Europa

Ano_Dual_Espana-Japon400 años: como pasa el tiempo

05 de Octubre de 1614, Samuráis en Sanlúcar de Barrameda.

No es solo una cuestión de descubrimiento. Tampoco es una cuestión de kilómetros -ni de millas-. La historia ha dejado emociones que no se pueden explicar con palabras y si la tuviera que categorizar en episodios, me basaría en las emociones producidas por el impreciso pensamiento de imaginarme héroe -de samurái a carnavalero veneciano- enfatizando en todos aquellos detalles que disten, el máximo posible, de lo propiamente sanluqueño.

Armados, nos hablan de flores que nunca hemos visto y de siembras masivas de cuya utilidad uno no alcanza a comprender -menos aún si lo tuyo son los ordenadores, así que, desde la piel de un heroico marinero de agua dulce, un samurái de visita en Sanlúcar es, sin más preámbulo, “mucha tela”.

El origen

Todos los acontecimientos se basan en una misión 40 años posterior a la primera vez que se decide enviar embajadores del país del sol naciente hacia el viejo continente, pero obviando la gran diferencia entre el baremo evolutivo de entonces y el que nosotros “disfrutamos”, 40 no son tantos años, ni hace tanto que puedes haber reemplazado un Nokia 3310 (el duro) por el último iPhone 6 (el que se dobla) y las palomas mensajeras fueron el método de comunicación más eficaz durante 10 siglos.
Durante los acontecimientos previos a esta “misión samurái” , los asuntos comerciales y diplomáticos serían algo así como la punta del iceberg, mientras que su fondo -y ya empezamos con los choques culturales- fue esta anecdótica efemérides: “granjero busca esposa, el Shogun se la ofrece en el Palacio Imperial pero el gañán muestra un temple tan fino y una finura tan grotesca que únicamente logra ser enviado por donde había venido“. Aunque el forastero era en realidad un embajador su actuación no pasa inadvertida en la categoría de “situaciones macabras que nos ha dejado la historia”.

Así, el Shogun ordena la construcción de un navío para devolver a nuestro forastero al Virreinato de Nueva España (hoy México), pero también para llevar a cabo una misión ilustrada en un bello cuadro. El autor del cuadro y motor de la misión es un fraile franciscano bien asentado en la isla nipona, de nombre Luis Sotelo, y cuya capacidad para vender arena en el desierto le permitió pintar -en diplomáticas palabras, y sin pintura- la entrada de una embajada japonesa por la puerta del Vaticano tras haber cerrado multitud de acuerdos comerciales con una España multi-colonial. Suficiente razón para mandar al granjero de vuelta escoltado por un comandante y sus 149 efectivos. Pero Fray Sotelo ya estaba subido en el barco con un deseo en mente: ser nombrado obispo por el ‘Papa’.En cuanto al comandante, un veterano de las guerras de Corea destinado a ser “el primer samurái en hacer tal o cual cosa” todo lo que se pueda hacer en Europa: Hasekura Tsunegaga.

Haskura_Tsunegaga

Casi un año pasado por agua

28 de Octubre de 1613, puerto de la localidad costera de Sendai. Zarpa la expedición para cruzar el Océano Pacífico hasta Acapulco, y no sería hasta 6 meses más tarde cuando Fray Sotelo, Tsunegaga y otros 30 japoneses partieran de Veracruz. Un momento, ¿y los otros 110 japoneses? Simplemente aguardaban al futuro regreso de la misión en la ‘Riviera Maya’. Cuentan que nadie rechistó la decisión.

El_viaje_de_Tsunegaga

El viaje de Tsunegaga

05 de octubre de 1614. Puerto de Sanlúcar de Barrameda, y nada más lejos de la realidad. Nuestro Duque de Medina Sidonia les recibió y ofreció cobijo, pero no reservó en nuestro hotel. El camino hacia Sevilla se abrió 16 días después en 2 galeras Río Guadalquivir arriba.

El apellido ‘Japón’

Las autoridades sevillanas no estaban en Sevilla y como en aquella época una embajada no podía entrar en una ciudad si las más altas autoridades de esta no la recibían, la Embajada ¡Keicho! pasó unas merecidas vacaciones en Coria del Río, donde el apellido ‘Japón’ es hoy tan común que no sería descabellado pensar que este fuera su santo patrón.

Por un lado, que el bloqueo japonés al cristianismo decretado justo después del inicio de la misión hizo a estos japoneses, cristianos conversos ellos, ver en la villa el lugar ideal donde practicar su recién adoptada religión. Y por otro, que muchas mujeres de la villa decidieran casarse con estos cristianos de ojos rasgados llegados del infinito. Puestos así, era más cómodo apellidar al mozo ‘Japón’ que ‘Takahashi’, si bien el ‘aje’ local pudo estar también implicado.

Resulta muy llamativo que no ha sido hasta hace 25 años cuando se ha conocido el origen del apellido Japón en Coria del Río. Corría el año 89 cuando se conmemoraba la fundación de la ciudad de Sendai desencadenando una investigación de documentos históricos entre los que se encuentran los redactados por el propio Date Masamune, señor de Sendai durante aquella época. En ellos redactó toda la historia de esta misión, la Embajada Keicho, y es que la información recogida acerca de Coria del Río fue trasladada a este ayuntamiento desde tierras niponas.

Rasgos_japoneses_en_Coria_del_Rio

Misión por tierra

De Sevilla partieron hacia Madrid, donde fueron recibidos por el Rey Felipe III (a fecha de hoy 08 de Octubre de 2014 vamos por el VI). Hubo tiempo para bautizar a Tsunegaga, que desde el 17 de Febrero y en presencia del Rey y su corte, nuestro héroe pasaría a llamarse Felipe Francisco Tsunegaga. Algunos diríamos que no hay nada más español que llamar a un forastero al gusto propio pero el buen héroe sabría que lo importante era desinflar la lista de preparativos para ir a ver al Papa.

Hasekura_con_el_Rey

Fue en Barcelona donde se embarcaron hacia Génova y, el 3 de Noviembre de ese mismo año, por fin, por fin por fin por fin, el Papa recibe a la Embajada ¡Keicho!. Fray Sotelo cumple su deseo y es nombrado Obispo, de Mutsu más concretamente.

Hasekura_Tsunegaga_en_Roma

Misión cumplida y a la hoguera

7 años después y tras unos “bien llevados” 11 años de misión la Embajada Keicho vuelve a Japón. Esta vez al puerto de Nagasaki, donde para desgracia del fraile la persecución y bloqueo contra el cristianismo seguía en pie. El fraile fue quemado vivo en ese mismo momento y el samurái, encarcelado.

Mientras tanto, en algún lugar de nuestro Río Guadalquivir se sucederían las generaciones descendientes de esta misión: Los Japón.

Extra

¿Sabías que Águila Roja, la popular serie de televisión emitida en TVE, está inspirada -que no basada- en la Embajada Keicho?

Aguila_Roja_TVE

Comparte este post si te apellidas Japón 😉

El origen de las tortillas de camarones

Camarón y cangrejo, corren parejo. Pero si a eso le añadimos que Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente, solo podemos sincerarnos con nosotros mismos afirmando que nunca el nombre de un ser tan diminuto nos había enseñado tanto. Vocablo popular al poder.

Camaron

No se deben confundir estos, pequeños e impacientes, con los que bucean en el norte. Los de allí son fuertes y musculosos mientras que los de aquí se retractan al mirarse en el aceite y hacen las de cebo. Bueno basta ya de comparaciones y pasemos al recetario: harina de trigo, harina de garbanzo, agua, sal, cebolla, perejil y camarones.

El secreto de las buenas tortillitas de camarones pocas veces sale a la luz aunque hay 2 libros: “Memoria de una Isla de Olores y Sabores” y “La Cocina de mi Madre, Gastronomía Isleña”; donde sus respectivos autores recogen las claves y ponen nombre a los responsables que, durante el siglo pasado, hicieron de una simple pieza nutricional -siendo benevolentes- un manjar que Joan Roca, Ángel León y Juanlu Fernández trabajan hoy en sus restaurantes VAV (Venga el Año que Viene). Evidentemente la tortillita de camarones más esperada de nuestras vidas.

tortillita

En cuanto al origen, que es de lo que venimos a hablar, y como muchos ya habréis escuchado antes, las tortillitas de camarones vienen de San Fernando (Cádiz).

Resulta que hace 500 años navegantes genoveses pasaban las mañanas de los Domingos preparando Farinatas, o Tortas di Ceci, cual Balbino al mediodía. Estas tortas horneadas las hacían con harina de garbanzo y aceite… vaya, qué casualidad.
Por otro lado en Cádiz “se comía mucha gachuela”, que era una especie de rebozado frito con algún pescado o verdura… vaya, quien lo diría.

Pues aquí es donde mencionamos al gran investigador del entramado origen de las tortillitas de camarones: Manuel Ruíz Torres; que según él, “alguien pudo coger la masa de la Farinata y freirla como si fuera una Gachuela”. Con, o sin relleno, pero la crujiente tortillita daría qué hablar.

Que freír es la técnica culinaria más popular en Cádiz no es un secreto así que, dentro del contexto geográfico, la Farinata genovesa traída por los navegantes italianos no iba a ser horneada en estas tierras, y dentro del contexto histórico, pues “es lo que hay”.

tortillita_2

El gran trabajo de investigación realizado por Manuel Ruíz Torres no despeja la duda de “Cuando” comenzaron a utilizarse los camarones a modos de relleno para estas tortillitas, pero cita los siglos XVI y XVII como los más indicados tras consultar muchos documentos, poema sanluqueño incluido, en los que se cuenta acerca del “boom” de los abundantes camarones.

En definitiva una bonita anécdota y algo más de lo que congratularnos en estas tierras tan ricas cultural y culinariamente hablando 🙂

COMIDA EXTRA

Porque no solo de camarones vive el gaditano, ¿qué hay del origen de las “tapas”? Vuelve a ser el gastrónomo Manuel Ruíz Torres quien sitúa el origen de las tapas en Cádiz. ¡Y no eran tapas! Primero se las llamaba “tacos”.

“Hombre por supuesto” -como dijo un buen amigo catalán- “que da igual que lo inventéis vosotros, que aquí lo venderemos por el triple”.

EL CAMARÓN Y LA MÚSICA

camaron_de_la_isla

¡Mi foto favorita que queda de él! Poco más que añadir 😉

I Premio Periodístico Sanlúcar, Ciudad Turística

Sin_titulo_2

Bases de la convocatoria

1. El Ateneo y el Hotel Guadalquivir convocan el I Premio Periodístico “SANLÚCAR, CIUDAD TURÍSTICA”.

2. Podrán participar todas aquellas personas que así lo deseen, con un artículo publicado en diarios o revistas tanto impresas como digitales, resaltando los valores de Sanlúcar de Barrameda como destino turístico, así como la relevancia de esta ciudad en el Descubrimiento de las Américas, y su trascendental papel en la Primera Vuelta al Mundo.

3. La extensión mínima requerida será de 2 hojas, en formato DIN A4, mecanografiadas por una sola cara.

4. Los trabajos deberán ser remitidos por quintuplicado consignándose el nombre del medio y la fecha de su publicación. En sobre aparte, donde figure el lema o seudónimo, irán reseñados los datos del autor/es: nombre, dirección, teléfono, correo electrónico, fotocopia del DNI o pasaporte. Los trabajos serán enviados al Apartado de Correos 135, C.P. 11540 de Sanlúcar de Barrameda. Cádiz-, o en las oficinas de Correos antes de las 14 horas del día 31 de diciembre de 2014. Si necesitaran más información, les facilitamos el tf. 635998933 y nuestro e-mail: ateneosanlucar@gmail.com

5. Este Premio será anual.

6. El Premio consiste en:
– Una estancia de cinco días y cuatro noches, en habitación doble para dos personas, en régimen de media pensión, en el Hotel Guadalquivir de Sanlúcar de Barrameda. Oferta válida hasta el 30 de junio de 2015.
– Una dotación económica de 400 €, aportados por La Caixa.
– Un almuerzo o cena en el afamado Restaurante Casa Bigote, en Bajo de Guía.
– Una visita turística, guiada, por la ciudad.
– Visitas guiadas en las Bodegas Delgado Zuleta y Bodegas Barbadillo.
– Una excursión en el barco Real Fernando por el río Guadalquivir y Parque Nacional de Doñana.

7. El jurado estará compuesto por miembros del Ateneo, Dirección del hotel y personalidades de la comunicación, la vida económica, cultural y social. Estará asistido en sus deliberaciones por un secretario con voz pero sin voto.

8. El Premio se fallará antes del 15 de enero de 2015, no pudiendo ser declarado desierto. El resultado se hará público en los medios de comunicación y personalmente al ganador/a.-

9. Las decisiones finales adoptadas por el jurado serán inapelables.-

10. La participación en este Premio, supone la aceptación de sus bases.